miércoles, 6 de abril de 2011

Consecuencias de la Deforestación en el Amazonas

La deforestación de gran magnitud comienza a partir de los años 60. La deforestación masiva comienza con la construcción y asentamientos alrededor de Belem-Brasilia. Posteriormente, en los años 70; gran parte de las regiones como Maranhāo, Pará y Goias; van a convertirse en las zonas más afectadas. Para este tiempo la construcción de carreteras y la deforestación iban de la mano, pero no es hasta 1987 que se desarrolla la peor época de deforestación en la Amazonia.
El tamaño y la rapidez de la deforestación amazónica ha sido de tal magnitud que ha llamado la atención de la opinión pública mundial, no sólo sobre los efectos locales, mas también sobre aquellas consecuencias globales. Entre las consecuencias de la deforestación cabe destacar su contribución al efecto invernadero, al cambio en el régimen de precipitaciones, la pérdida de biodiversidad y sus efectos sobre las poblaciones locales. A continuación se presentan más explícitas:
  • Emisión de CO2: Los estudios calculan una aproximación de la cantidad lanzada de este gas anualmente. Se estima que la emisión anual de carbono por deforestación en Brasil puede variar entre un mínimo de 1,6 y un máximo de 11,0 toneladas. Si le sumamos a esto la cantidad de carbono procedente de combustibles fósiles, el resultado ronda entre las 2,3 y 11,7 toneladas por brasileño (equivale a dos norteamericanos).
  •  Repercusión sobre las precipitaciones: Del total de precipitaciones de la región, un 50% vuelve a la atmósfera en forma de vapor de agua a través de la evapotranspiración; lo que muestra la dependencia que el actual equilibrio hídrico tiene sobre la propia selva. Alteraciones en la cobertura vegetal llevarán a alteraciones en el balance de energía, aumentando el agua conducida al océano y disminuyendo la humedad relativa. El 54% de los suelos amazónicos tienen déficit de humedad, las regiones más agredidas tienen un régimen de precipitaciones por debajo de  2000 mm anuales. Así aumentan, considerablemente, las posibilidades de erosión acelerada y desertización de grandes zonas.


  • Pérdida de biodiversidad: Ésta opera más allá de la superficie deforestada, penetrando varios kilómetros en la selva contigua a la superficie talada. En un primer momento desaparecen los animales que ocupan un gran territorio como los felinos y monos, pero también afecta a los insectos, y esto afecta a todas las plantas que dependen de estos animales para varios procesos naturales como la polinización; y así sucesivamente. Además, en las selvas tropicales abundan los caso de endemismo, por eso la destrucción de un área selvática contribuye a la desaparición de especies que no se encuentran en ninguna otra parte del mundo.

  • Consecuencias sociales: No podemos negar que todas las consecuencias mencionadas anteriormente tienen un impacto sobre los seres humanos, pero la población en sí también trae sus consecuencias. Una de ellas es que las poblaciones indígenas se han visto invadidas por buscadores de oro, madereros, colonos y ganaderos. Dentro de esto cabe recalcar que los colones se han visto expuestos a una serie de virus que hasta entonces existían en el cielo selvático con un impacto mínimo sobre el hombre. Esto provoca que una serie de enfermedades cambia de forma selvática a endémica, aumentando la difusión de enfermedades como la malaria. 

Tomado de :

  • "La Deforestación en La Amazonia" por Mikel Aramburu. 
  • "Ecological Aspects of Development in the Humid Tropics" por Commitee on  Selected biological Problems in the Humid Tropics.
  • "Uso de la Tierra en Amazonia Oriental" por D. Burger
Imágenes:

                       
Entrada publicada por Marcela Arias Marín. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada